logo-general

Revista Chilena de Urología

logo-secundario

REVISTA CHILENA DE UROLOGÍA | Volumen 84 | Número 2 año 2019

MAS LEÍDOS

TRABAJOS ORIGINALES

Caracterización epidemiológica de población con disfunción eréctil y análisis de sus factores de riesgo cardiovascular y grado de disfunción eréctil en un centro cuaternario

Epidemiological characterization of population with erectile dysfunction and analysis of its cardiovascular risk factors and degree of erectile dysfunction in a quaternary center

Dr. Francisco Moya 1, Dr. Cristián Palma 2
1. Hospital San José 2. Hospital Clínico U. de chile, CLínica Las Conde

RESUMEN

INTRODUCCIÓN: La Disfunción eréctil (DE) es frecuente entre los hombres de mediana y avanzada edad. En general, es un diagnóstico que se soporta en la historia clínica, la cual resulta fundamental. Se define como la inhabilidad consistente o recurrente para obtener y/o mantener una erección peneana para mantener una relación sexual por al menos 3 meses. Su prevalencia se relaciona en forma directa con la edad, sin embargo existen factores de riesgo claramente identificado como la hipertensión arterial (HTA), diabetes Mellitus (DM y dislipidemia (DSL) conformando el síndrome metabólico. Por esto se hace de vital importancia realizar una completa evaluación de los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) a la hora de enfrentar a estos pacientes.

OBJETIVO: Análisis de las características epidemiológicas de una población de pacientes derivados con diagnóstico de DE y la relación entre la severidad de ésta y los FRCV.

MATERIAL Y MÉTODOS: Estudio retrospectivo de 200 pacientes españoles entre los años 2009 y 2010, derivados con diagnóstico de DE a un centro especializado. Fueron sometidos a una evaluación clínica completa y se solicitaron en algunos casos exámenes de evaluación complementaria para una segunda consulta. Se analizaron sus características epidemiológicas y la relación entre la severidad de la DE y sus factores de riesgo.

RESULTADOS: Se encontró que la mayoría de los pacientes con DE se encontraba entre los 60-69 años con un 35% y que un 40% del grupo presentaba una DE moderada a severa. La presencia de sobrepeso y obesidad fue de cerca de un 75%. Entre los factores de riesgos, el más frecuente fue la presencia de HTA, sin embargo la severidad de la DE se relacionaba con la presencia de DM en forma estadísticamente significativa. Conclusión: La presencia de DE aumenta en forma progresiva a medida que aumenta la edad. Existe una gran asociación entre la presencia de FRCV y la presencia de DE. La severidad de la DE en forma positiva con la presencia de DM. La evaluación de los FRCV parece ser clave a la hora de enfrentar a los pacientes con DE.

CONCLUSIÓN:

 

 

 

Disfunción eréctil, hipertensión arterial, diabetes Mellitus, dislipidemia, factores de riesgo cardiovascular

ABSTRACT

INTRODUCCIÓN: Erectile dysfunction (ED) is common among middle-aged and elderly men. Overall it is a diagnosis supported in the medical record, which is essential. It is defined as the consistent or recurrent inability to achieve and / or maintain a penile erection for a sexual relation for at least 3 months. Its prevalence is directly related to age. Nevertheless, there are clearly identified risk factors, such as high blood pressure (hypertension), diabetes mellitus (DM) and dyslipidemia (DSL) forming the metabolic syndrome. The previous makes it essential to carry out a complete cardiovascular risk factors assessment when facing these patients.

OBJETIVO: To analyze the epidemiological characteristics of a particular patient population, referred with ED diagnosis and the relationship between the severity thereof and cardiovascular risk factors.

MATERIAL AND METHODS: A retrospective study of 200 Spanish patients between the years 2009 and 2010, referred with DE diagnosis to a specialized center. They underwent a complete clinical evaluation and in some cases, complementary assessment tests were requested for a second consultation. Its epidemiological characteristics and the relationship between the severity of ED and its risk factors were analyzed.

RESULTS: It was found that most patients with ED were among the 60-69 year old range with 35% and 40% presenting moderate to severe ED. Overweight and obesity was were present in about 75%. Among the risk factors, the most common was the hypertension, however, the severity of ED was related to the presence of DM in a statistically significant way.

CONCLUSION: ED presence rises progressively with increasing age. There is a high association between cardiovascular risk factors and the presence of ED. ED severity shows positive results with the presence of DM. The evaluation of cardiovascular risk factors appears to be key when facing ED patients.

Erectile dysfunction, high-blood pressure, diabetes Mellitus, dyslipidemia, cardiovascular risk factors

INTRODUCCIÓN

La Disfunción Eréctil (DE) debe ser considera como una entidad basada primordialmente en la historia referida por el paciente. Esta es frecuente entre los hombres de mediana y avanzada edad1,2. Los exámenes y los informes de la pareja deben ser usados de forma secundaria para soportar el diagnóstico. La importancia de la información dada por el paciente implica que la comprensión de los factores culturales y el diálogo médico-paciente son esenciales en el proceso diagnóstico y tratamiento. En general, este problema aumenta en forma directa con el paso del tiempo afectando la calidad de vida3,4. Se debe definir la DE como la inhabilidad consistente o recurrente para obtener y/o mantener una erección peneana suficiente para la actividad sexual durante un periodo de al menos tres meses. La prevalencia de DE varía de acuerdo a la definición utilizada y del diseño del estudio entre el 10 y el 52%, en hombres entre 40 y 70 años5 La prevalencia de DE aumenta en forma progresiva con la edad y en muchos casos se relaciona con el estilo de vida. Muchos factores se han asociados a la DE en estudios previos como entidades metabólicas tales como la diabetes Mellitus (DM) y la dislipidemia (DSL), así como también mayor propensión a sufrir hipertensión arterial y cardiopatía coronaria,6,7,8,9. Por estas razones, la DE se considera como una entidad con clara relación con los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) en un sentido bidireccional, a mayor presencia de FRCV mayor probabilidad de sufrir DE y la DE como síntoma que anticipa a la enfermedades cardiovasculares9.
El abordaje diagnóstico puede ser realizado en dos niveles dependiendo de las metas del paciente y de su pareja así como la edad, el estado general de salud, y las condiciones médicas asociadas. El primer nivel consiste en la elaboración de una historia médica y psicosexual detallada, el examen físico, las analíticas hormonales y de laboratorio básicas. Seguida por una discusión de las opciones de tratamiento disponibles. Se establece así, de forma consensuada con el paciente, la opción de o bien intentar una opción terapéutica (con medicación oral, mecanismo de erección al vacío o inyección intra-cavernosa (IIC) o un segundo nivel de evaluación, destinado a elucidar la causa de la disfunción eréctil. Los pacientes con DE deberían ser evaluados por profesionales de la salud con sensibilidad hacia los factores culturales, étnicos y religiosos, requiriendo en algunos casos un abordaje multidisciplinario.

OBJETIVO

El objetivo de este estudio es caracterizar la población de hombres con DE derivados a un centro urológico especializado, poder establecer su perfil epidemiológico y la relación entre el los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) y la severidad de la DE.

MATERIALES Y MÉTODOS

Se analizaron en forma retrospectiva 200 pacientes españoles durante los años 2009 y 2010 derivados con diagnóstico de disfunción eréctil con edades entre 20 y 85 años. Estos fueron sometidos a un cuestionario en la primera evaluación debidamente aprobado por el comité de ética de nuestro hospital y aplicado el consentimiento informado. La entrevista fue realizada por un urólogo especialista en andrología. Los criterios de inclusión fueron ser mayor de 18 años y ajustarse a la definición de DE según el NIH Consensus Conference Diciembre de 1992 (incapacidad para lograr o mantener una erección del pene el tiempo suficiente para una relación sexual satisfactoria). Se excluyeron pacientes con alguna condición o patología asociada que impida ser tratado para la DE de la manera habitual en el servicio
Se analizó en forma retrospectiva la edad, la presencia de HTA, DM, DLP, el índice de masa corporal (IMC), circunferencia de cintura (CC) y otros problemas relacionados a la DE. Se definió HTA como la presión arterial elevada (presión arterial > 130/85) o la presencia de tratamiento antihipertensivo previo. DSL se definió a aquellos pacientes con colesterol sobre 200 mg/dl y la DM con glicemia de ayunas sobre 126 mg/dl. Se realizó el cálculo del IMC definido por la OMS (kg/m2), considerando sobrepeso y obesidad con IMC > 25 kg/m2 y > 30 kg/m2 respectivamente. La CC fue encontraba alterada según criterios de la OMS > 102 cm. para hombres. El número de FRCV se calculó sumando HTA (sí/no), DM (sí/no), y obesidad (sí/no).
Para evaluar la función eréctil se aplicó el cuestionario IIEF-5 validado internacionalmente, y se clasificaron los resultados según la severidad en DE leve, leve a moderada, moderada y severa. Se evaluaron hábitos tóxicos como el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas. En la población estudiada se evalúo si había una relación entre la DE y su severidad y el número de FRCV (HTA, DM, DSL y obesidad)
Todos estos datos se tabularon en tablas agrupando algunas variables por edad en las cuáles resultaba interesante dicha asociación. Para el análisis estadístico se utilizo el análisis de coeficiente de correlación de Pearson entre dos variables y una regresión logística para evaluar la severidad de la DE en relación a los 3 FRCV (HTA, DM, DSL) utilizando el programa computacional SPSS versión 20.

RESULTADOS

La prevalencia de DE es mayor entre los 60 y 69 años con un 35%, sin embargo a partir de los 50 años aumenta en forma progresiva la presencia de DE con una prevalencia 32,5% entre los 50 y 59 años (Tabla 1). La proporción de hombres con sobrepeso y obesidad alcanza un 74,5%, según cálculo de IMC definido por la OMS (kg/m2) y sólo un 25,5% presentaba un IMC considerado normal (18,5 – 24,9 Kg/m2). Otro parámetro usado para medir el estado constitucional de los pacientes fue la circunferencia de cintura (CC), la cual se encontraba dentro de rangos normales en el 57,5% de la muestra y sólo un 42,5% de los hombres son considerados con una normal.
Por otra parte, al ser aplicado el IIEF-5, cerca de un 40% de los encuestados presentaban una DE moderada a severa interfiriendo así con la calidad de vida de las personas (Tabla 2).
Al analizar las co-morbilidades presentes en el grupo de estudio, patologías crónicas como la HTA está presente en el 29,5% de los casos, la DM en un 15,6%, dislipidemia en el 21% y la enfermedad renal crónica en un 11,6% (Tabla 3).
Al analizar la severidad de la DE y la prevalencia de HTA, DM y DSL nos encontramos que estos factores estaban presentes en un 30,5%, 51,6% y 35,9% de las DE moderada-severa respectivamente (Tabla 3).
Otro punto analizado fue la presencia de tratamientos farmacológico para otras enfermedades con posibles efectos en la respuesta sexual, mostrando que cerca del 9% estaba en tratamiento con bloqueadores β-adrenérgicos, un 7,5% con tamsulosina y un 12% recibía terapia por patología psiquiátrica ya sea con antidepresivos, ansiolíticos o antipsicóticos. El uso de parches de nitritos era bajo, presente sólo en un 1% (Tabla 4).
Respecto a hábitos tóxicos tales como el tabaquismo y el consumo de alcohol están presentes en un 26,5% y 19% respectivamente, siendo bajo el consumo de otras drogas como marihuana y cocaína presentes sólo en un 2% y 0,5% respectivamente (Tabla 5).
Al realizar el análisis estadístico de las distintas variables en relación a la severidad de la DE, se evidenció un coeficiente correlación de Pearson positiva entre la DM y la severidad de la DE con significancia estadística (p<0,003). Esta correlación no se encontró para los otros FRCV. La regresión lineal de los datos mostró una asociación significativa entre la DM y la severidad de la disfunción eréctil, con significancia estadística (p<0,003).

DISCUSIÓN

Este estudio se basó en el análisis de una población española derivada con diagnóstico de disfunción eréctil a la consulta con un urólogo andrólogo. En esta población se observó que la prevalencia de la DE aumenta en forma progresiva a medida que lo hace la edad como lo han demostrado múltiples estudios previos1. En este grupo de pacientes analizados, se demuestra una clara tendencia que a mayor edad aumenta la prevalencia de la DE y su severidad. Así se observa que la DE moderada a severa según clasificación de IIEF-5, se observa en un mayor porcentaje en hombres entre los 50-69 años, encontrando cerca del 73% de las DE calificada como moderada a severa. Por lo tanto, en este grupo poblacional se confirma también lo encontrado en series de otros estudios. Sin embargo, cabe señalar el hallazgo en nuestra serie de un 4,5% de IIEF-5 > 21 indicativa de no presentar DE. Esto podría deberse a problemas en la interpretación de los síntomas que refiere el paciente o que pudiera deberse a una DE muy leve o transitoria y que al momento de la evaluación ya no existiera.
La prevalencia encontrada con co-morbilidades fue alta, destacando principalmente aquellas relacionadas con el síndrome metabólico (HTA, DM, DSL, obesidad) siendo concordante con los hallazgos encontrados en el estudio EDEM9, en población española y con series de pacientes estudiadas en otras partes del mundo. En estos estudios, se observa una relación directa entre la presencia de HTA, DM, DSL y obesidad y el hallazgo en la historia de DE. Estos factores, contribuyen en conjunto el síndrome metabólico, predisponiendo al paciente a desarrollar en el futuro enfermedad cardiovascular y con ello mayor probabilidad de desarrollar eventos isquémicos miocárdicos. Es por ello que frente a un paciente con DE, se debería indagar la presencia de estos factores ya que en muchos casos la DE antecede la aparición de la enfermedad coronaria y el manejo precoz de estos factores podría ayudar a prevenir el desarrollo de futuros eventos cardiovasculares agudos10,11,12,13.
Respecto a la severidad de la DE y su relación con los distintos FRCV, el análisis estadístico mostró una correlación positiva de forma significativa sólo con la DM superando a otros FRCV como la HTA y DSL. Este análisis resulta interesante, pues si bien el fenómeno de DE estaría relacionado con una alteración a nivel de la microcirculación peneana en esta población se encuentra presente, sin embargo como determinante de la severidad la diabetes cobraría un mayor dolor por lo que existiría una relación entre la presencia de DM y que la severidad de la DE en estos pacientes sería mayor, versus pacientes con HTA o dislipidemia. Este hallazgo de correlación entre DM y DE y viceversa pacientes con DE aumenta la posibilidad de desarrollo de DM, se ha demostrado en otras publicaciones12,13,14,15. Sin embargo al realizar el análisis con los otros FRCV y de síndrome metabólico no se encuentra una relación significativa, en el aumento de la severidad de la DE, esto podría explicarse por el tiempo de evolución de dichas enfermedades metabólicas, por el control de la enfermedad o por la corte de pacientes que fue sometida al análisis, ya derivadas de un centro primario. Otro factor a considerar en la DE, es que es una enfermedad dinámica y por lo tanto el tiempo es un factor a tener cuenta y este no fue analizado en este estudio sin seguimiento.

CONCLUSIONES

Los datos analizados en este estudio confirman la relación existente entre la edad y la presencia de de algún grado de DE. Los factores de riesgo cardiovascular deben ser evaluados a la hora de enfrentar a un pacientes con DE debido a la gran relación entre éstos y la severidad pareciera ser mayor en aquellos pacientes con diabetes Mellitus.

REFERENCIAS

  1. Feldman HA, Goldstein I, Hatzichristou DG, Krane RJ, McKinlay JB. Impotence and its medical and psychosocial correlates: results of the Massachusetts male aging study. J Urol 1994; 151: 54–61.

  2. Ayta IA, McKinlay JB, Krane RJ. The likely worldwide increase in erectile dysfunction between 1995 and 2025 and some possible policy consequences. BJU Int 1999; 84: 50–56.

  3. Litwin MS, Nied RJ, Dhanani N. Health-related quality of life in men with erectile dysfunction. J Gen Intern Med. 1998;13:159-66. [PMID: 9541372]

  4. Ventegodt S. Sex and the quality of life in Denmark. Arch Sex Behav. 1998; 27:295-307. [PMID: 9604118]

  5. Saigal CS, Wessells H, Pace J, Schonlau M and Wilt TJ: Urologic Diseases in America Project. Predictors and prevalence of erectile dysfunction in a racially diverse population. Arch Intern Med 2006; 166: 207.

  6. Kleinman KP, Feldman HA, Johannes CB, Derby CA and McKinlay JB: A new surrogate variable for erectile dysfunction status in the Massachusetts male aging study. J Clin Epidemiol 2000; 53: 71.

  7. Bacon CG, Mittleman MA, Kawachi I, Giovannucci E, Glasser DB and Rimm EB: Sexual function in men older than 50 years of age: results from the Health Professionals Follow-up Study. Ann Intern Med 2003; 139: 161

  8. Prieto R, Campos P, Robles R, Ruíz J, Requena MJ: Epidemiología de la disfunción eréctil. Factores de riesgo. Arch. Esp. Urol. 2010; 63 (8): 637-639

  9. Martin Morales A, Sanchez Cruz JJ, Sáenz de Te­jada I, et al. Prevalence and independent risk fac­tors for Erectil Dysfunction In Spain: Results of EDEM study. J Urol 2001;166(2):569-575

  10. Min JK, Williams KA, Okwuosa TM, et al. Prediction of coronary heart disease by erectile dysfunction in  men referred for nuclear stress testing. Arch Intern Med 2006;166:201–6.

  11. Montorsi P, Ravagnani PM, Galli S, et al. Association between erectile dysfunction and coronary artery disease. Role of coronary clinical presentation and extent of coronary vessels involvement: the COBRA trial. Eur Heart J 2006;27(22):2632–9.

  12. Thompson IM, Tangen CM, Goodman PJ, et al. Erectile dysfunction and subsequent cardiovascular disease. JAMA 2005;294(23):2996–3002.

  13. Corona G, Mannucci E, Forti G, Maggi M. Hypogonadism, ED, metabolic syndrome and obesity: a pathological link supporting cardiovascular diseases. Int J Androl. 2009;32:587—98.

  14. Traish AM, Guay A, Feeley R, Saad F. The dark side of testosterone deficiency: I. Metabolic syndrome and erectile dysfunction. J Androl. 2009;30:10—22.

  15. Shabsigh R, Arver S, Channer KS, Eardley I, Fabbri A, Gooren L, et al. The triad of erectile dysfunction, hypogonadism and the metabolic syndrome. Int J Clin Pract. 2008;62:791—8.